lunes, 13 de agosto de 2012

Francisco Javier Clavijero, Un humanista del siglo XVIII



Por Raúl Hernández Viveros




En 1985, la Universidad Veracruzana, dentro de la colección Rescate incluyó la Historia antigua de México, de Francisco Javier Clavijero (Facsímil edición Ackermann 1826), con prólogo de Miguel León Portilla. Al año siguiente, la colección Biblioteca, editó la traducción a cargo de María del Rosario Rodríguez y Alberto Guaraldo, del libro Cultura indígena e integración nacional, de Giovanni Marchetti. Obras fundamentales para el conocimiento de nuestros orígenes, y que valdría la pena volver a reeditar por sus importantes aportaciones al pensamiento de nuestra nación.

Clavijero fue el primer etnógrafo de la sociedad vinculada con los altos jerarcas en la interacción para describir las costumbres, y los procesos culturales prehispánicos. Algunas citas: “A los toltecas los acabó el hambre y la enfermedad, luego de sequías y desastres naturales”. “El motivo que tuvieron los chichimecas para abandonar su patria es incierto. El último rey había dejado el gobierno dividido entre sus dos hijos Achcauhtli y Xoloc. Este, o disgustado, como es natural, de compartir con otro su autoridad o reconociendo que los montes de aquel reino no bastaban para proveer de sustento a sus habitantes, determinó remediar la necesidad.”
También informó que: “Por lo que mira a las demás naciones que se fueron asentando en el territorio de Anáhuac, es increíble la variedad y confusión de los historiadores sobre su origen, su número y el tiempo en que arribaron. El grande y prolijo estudio que he tenido para indagar la verdad sólo me ha servido a aumentar la incertidumbre, y a hacerme perder del todo la esperanza de que algún día se sepa lo que hasta ahora se ha ignorado”.
Se basó en Juan de Torquemada, con su Monarquía Indiana, y en la crónica de Ixtlilxóchitl, nacido mestizo entre los años 1568 y 1580, Fernando de Alva Ixtlilxóchitl, tataranieto de Nezahualcoyotl. Distinguido alumno del Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco, fundado por órdenes Juan de Zumárraga. Gonzalo Aguirre Beltrán, en 1976, ofreció la Antología de Francisco Xavier Clavijero, con su estudio introductorio y selección, en la colección septentas. Clavijero nació en el puerto de Veracruz el 9 de septiembre de 1731, y murió el 2 de abril de 1787. Representó uno de los más importantes humanistas del siglo XVIII.
Octavio Castro López señaló que: “Después del Renacimiento, de la reforma religiosa y del triunfo del pensamiento de Descartes, los hombres del siglo XVIII se dispusieron a examinar todas las cuestiones sin reserva alguna: se discutieron los principios de las ciencias y las bases de la religión revelada, los problemas del gusto en las artes, el fundamento tanto de la moral como de la política. Aquellos hombres compartían una creencia en la unidad y en el carácter invariable con la razón: que ésta, es la misma para todos los sujetos con capacidad de pensar, para todas las naciones, para todas las épocas y para todas las culturas.”
En 1767, Carlos III decretó la expulsión de los jesuitas de todos los territorios de la Corona. Clavijero vivió, se fue a Italia. Su Historia Antigua de México, el año de 1780 apareció escrita en italiano, y se tradujo al francés y al alemán. La dedicó a la Universidad Pontificia. Sobre el techo de la entrada principal a la Universidad de Bolonia, fundada en 1088, destaca, eternamente, el nombre de este ilustre veracruzano.